logo-manco

La Mancomunidad de Desarrollo Condado de Huelva nació en 1991 a iniciativa de siete municipios con el objetivo común de propiciar el desarrollo local de la zona del Condado onubense, impulsando de esta forma el crecimiento económico y, por tanto, el crecimiento social y cultural de la comarca. Desde entonces ha ido creciendo y hoy en día son quince los municipios mancomunados: Almonte, Bonares, Chucena, Escacena del Campo, Hinojos, Lucena del Puerto, Manzanilla, Moguer, Niebla, Palos de la Frontera, La Palma del Condado, Paterna del Campo, Rociana del Condado, Villalba del Alcor y Villarrasa. Esta entidad tiene competencias para gestionar todo tipo de ayudas económicas, encontrándose en continua colaboración y coordinación con los organismos provinciales, autonómicos, nacionales e internacionales que se dedican al fomento del desarrollo local.

La Mancomunidad ocupa un ámbito territorial de unos 2.400 km2 y da servicio a una población aproximada de 90.000 habitantes (casi un 20% del total de la provincia de Huelva). Se trata de un territorio con un rico patrimonio histórico, natural y cultural que precisaba de una institución que, basándose en la colaboración entre los municipios, apostase por la promoción socioeconómica local y el aumento del nivel de vida de sus habitantes.

Y es que el Condado, localizado al suroeste de Andalucía y al sureste de la provincia de Huelva, puede presumir de tener un fuerte potencial. Se trata de una tierra por la que han pasado tartessos, romanos, visigodos y musulmanes. Un amalgama cultural que tuvo su punto álgido en 1369 con la creación del Condado de Niebla por Enrique II de Trastámara y que ha proporcionado a la comarca un valiosísimo patrimonio tanto material como inmaterial, con un conjunto de valores relacionados con las tradiciones locales, fiestas, costumbres, artesanía o gastronomía que han dotado a los municipios que la conforman de una idiosincrasia propia.

Su ubicación (con la provincia de Sevilla al este, la ciudad de Huelva al oeste, la comarca del Andévalo al norte y el Océano Atlántico al sur) le otorga un papel de transición entre una y otra provincia e incluso respecto a Portugal. Así, la posición geográfica que ocupa, unida a factores medioambientales -como su apertura hacia la costa, formando extensas playas de arena blanca conectadas con los humedales y marismas del Parque Nacional de Doñana- y sus valores históricos y culturales, hacen que el turismo suponga un sector clave en la economía de este espacio y a su dinamización ha dedicado la Mancomunidad buena parte de su esfuerzo.

Otras actividades económicas también han sido objeto del trabajo de este organismo durante todos estos años. Son ejemplo de ello la agricultura vinculada a cultivos de regadíos en la zona sur (fresas y otros frutos rojos) y la industria agroalimentaria, dedicada a la producción de aceite y vino, principalmente en el norte de la comarca; si bien, cualquier iniciativa del empresariado, dirigida a la generación de riqueza y empleo, ha encontrado siempre apoyo en la entidad.

De igual modo, la Mancomunidad ha trabajado en los ámbitos sociales (promoción de la igualdad de género, prestación de servicios a personas mayores, etc.); urbanísticos (redacción de planes generales de ordenación urbana); deportivos (diseño y puesta en valor de rutas de senderismo, ciclismo, actividades de competición, etc.); culturales (gestión de archivos, realización de exposiciones, etc.) o relacionados con la formación y orientación laboral (cursos de formación profesional para el empleo y asesoramiento para la búsqueda activa de empleo) entre otros.

De esta forma, durante más de veinticinco años, la Mancomunidad de Desarrollo Condado de Huelva se ha implantado en el territorio como una de las principales fuerzas de desarrollo de la comarca a través de una política de consenso y participación. Así, bajo las directrices marcadas por los órganos de gobierno de la entidad y a través de distintos proyectos y programas, ha establecido líneas de trabajo específicas, acordes con sus objetivos generales, que se plasman en las siguientes áreas: Formación y Empleo, Urbanismo e Infraestructuras, Juventud, Género, Servicio de Archivos, Servicios Sociales y Turismo.